Categoría: 

Fue en cuestión de segundos, exactamente lo que tarda un ascensor en llegar del primer piso a la planta baja y aún no me he recuperado de la pérdida.

Bien queridos, naturalmente que no he perdido a semejante barbaridad de señor, por la sencilla razón de que nunca lo tuve, aunque lo del ascensor es rigurosamente cierto.

Y esto viene a cuento de las pérdidas; de las reales y sobre todo de las imaginarias. A medida que uno se va haciendo mayor la realidad se impone de forma implacable y vas perdiendo. Pierdes cosas, atributos que ciertamente tuviste alguna vez: juventud, belleza, tersura, brillo, ilusión, tiempo, inteligencia, capacidad de trabajo...pero por encima de todo pierdes lo que pudiste hacer con todo ello.

0
03
Mayo
2016

Me rindo

Publicado por coladepuerco
Categoría: 

Insisten. Todos dicen que no me rinda, que es una cuestión de trabajo, de esfuerzo y perseverancia, y fe. Nunca te rindas, me dicen. Saldrás de esta, sonríen.

Quedaré mal. No está bien visto pero, aunque decepcione, tras un fugaz mohín de fastidio me olvidarán e irán a arengar a otro para que no se rinda.

Sin sentirlo demasiado, sin exceso de culpa, me rindo.

Voy a dejar que el miedo se adueñe del calendario, que me venza la evidencia del día a día. Paso libre a la vergüenza, la inseguridad, el dolor por lo presentido.

Me permitiré echar de menos lo que fui, lloraré por lo que no hice para seguir siendo y me rendiré a solas y sin ruido.

11
02
Mayo
2016

La viga

Publicado por coladepuerco
Categoría: 

Como un muerto. Como un muerto enorme, sin oriente y aterido, el colosal madero mordido de teredos, tibia carcoma que algunos llaman gusano de los barcos, llegó a la costa. Y a ella se abrazó.

Yo no tenía aún edad de contar los días porque la escuela era todavía algo lejano, pero sabía que fue por mayo porque la tierra olía a jazmines, y pude contemplar desde lo alto del risco el esfuerzo de los hombres por llevar a tierra firme el rectangular trozo de naufragio lejano.

6

Páginas